Primero pasos (Luis Antonio Seijas Montesdeoca)

Era la quinta vez que armaba y desarmaba el rompecabezas tan especial que él mismo se había hecho. No sabía qué le daba mas paz y placer, si lo uno o lo otro.
Y sin importar cuantas veces lo hiciera, tampoco entendía por qué le sobraban dos colas y una oreja negra. Si kitty, la gata de su vecina, era blanca como la nieve.

¡Jack ya deja de jugar y ven a comer! —le gritaba la madre al niño que apresurado guardaba su rompecabeza lejos de la casa, porque ya algunos gusanos empezaban a salir de la pequeña nariz felina.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario