Prisionera de sueños (Ángel J. Blanco)

Había una vez una princesa encerrada en una alta torre.  Su único contacto con el mundo exterior era un pequeño ventanal enrejado,  por el que se asomaba cada día para contemplar lo que le era prohibido.
Durante días, meses y años,  la princesa soñaba con lo que haría en el mundo exterior. Fantaseaba con correr por los prados que veía frente a ella,  con surcar los cielos como las aves a las que tanto envidiaba, con  descubrir lo que se escondía más allá de los bosques que alcanzaba a ver desde su celda.
Un buen día,  la puerta se abrió, y la princesa tuvo tanto temor por lo que le deparase tras cruzar el umbral,  que nunca se atrevió a hacerlo. Y allí se quedó,  encerrada en su mundo, y soñando con lo que haría si tuviera el valor de cruzar esa puerta y salir al mundo exterior.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario