El quinto sentido (José Luis Najenson)

En una taberna de La Rioja argentina, que remeda la Rioja española, se ponderaban los vinos de ambas regiones. Don Javier, emigrado de Logroño, confesó: “Luego de tantos años de ser doblemente riojano, no sabría deciros cuál es mejor; pero os traigo unos tintos de mi tierra que están como para levantar muertos”. “Seguro que este mora’o de aquí no le va en zaga”, afirmó Ño Eleuterio, viñatero local. Después de varios tragos, realmente no pudimos decidirnos por uno u otro, y dijo Don Javier: “Se explica, son las mismas cepas traídas hace medio milenio. ¡Empate!”. Y alzó su vaso para brindar, inquiriendo: ¿Sabéis por qué se chocan las copas? Nadie respondió. El vino, concluyó, como decía Baco, debe impactar todos los sentidos: la vista, con su color; el gusto, con su sabor; el olfato, con su aroma; el tacto, con la forma curva, femenina, de las copas. Faltaba el oído…

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario