El ratón se comió al gato (Cristina Pérez)

Mirna llevaba tanto tiempo escondiéndose que ni siquiera recordaba que no se llamaba Mirna. Pero eso estaba a punto de cambiar.

Con la cabeza pegada al suelo, contuvo la respiración para intentar escuchar lo que decían las voces que llegaban del piso inferior. Mirna reconoció una de ellas.

-Vamos ratita, no te escondas de mi. Sabes que te encontraré.

Mirna ahogó un chillido. Y las voces desaparecieron. Pasó un minuto. Dos. Tres. Y cuando estaba apunto de cumplirse el cuarto, el noveno escalón de la escalera chirrió.

Mirna retuvo el aire por un momento. Se puso en pie y, con la Magnum bien agarrada entre sus pequeñas manos, avanzó lentamente por el pasillo.

¡Bang!

Un solo disparo fue necesario.

Y por fin el ratón se comió al gato.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario