Recordatorio (Seve Calleja)

Era un papel doblado en paralelogramo. Y fue al colgar su bata en la puerta de la consulta cuando lo encontró a sus pies. Lo abrió y leyó: Recordarle al doctor que se me olvidan las cosas. Buscó en la sala de espera a su dueño, pero ya no había nadie. Se apresuró escaleras abajo hacia la salida y, con las prisas, calculó mal e ignoró el último de los peldaños. Cuando se incorporó, sacudiéndose el pantalón y las miradas, se dijo para sí: ¿A qué venía yo aquí? Luego abrió su dietario en el jueves y anotó: no olvidar preguntar a los pacientes de hoy sin han perdido algo.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario