Recuerdos (Elena Martínez)

Cerró los ojos y … zas… saltó al otro lado del mundo. ¡Para que luego digan que eso de la energía cuántica es una ilusión, una tontería! Pero ella lo había conseguido casi sin esfuerzo, en un instante. De pronto. Sin apenas darse cuenta.
Aspiró profundamente y se llenó el pecho del perfume del tajibo. Su suave y agradable olor se mezclaba con el de la sopa de maní que hervía no muy lejos. Escuchaba su familiar borboteo cómo cada mañana de otro tiempo. Y el sonido y el olor se atropellaban cálidamente en mi memoria.
Recuerdos imborrables. Recuerdos. Cómo iba a olvidar esos primeros sabores, los gritos de los loros, el correr del agua de los ríos y las cascadas, el apego a esa Pachamama cuya presencia se imponía con una extraña fuerza. Recuerdos.
Y por eso, después de tanto ordenar, de tanto correr en esta vieja Europa de las prisas, el ritmo lento y pausado de sus orígenes le había asaltado. Zas!… al otro lado del mundo.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario