Renacimiento (Sergio Gaut vel Hartman)

Guerra de Nigeria, 2019. Barro y hojas podridas. Sangre, mugre y estallidos. De pronto, el final. Herido en el vientre, el soldado Ibrahim Abunakar, muere. Queda sumido en la oscuridad sin tiempo, por lo que el inesperado despertar lo golpea con más fuerza aún que la muerte. No lo esperaba, si esperaba algo. Y la orden cubre todo lo demás.
—¡Fuego!
Dispara sin saber que lo hace; es un acto automático; para eso lo entrenaron en el campo de Kwara. Soy un soldado, chisporrotea un pensamiento. ¿Lo soy? Otra tanda de órdenes, como ráfagas: posición, disparo, ¡cubrirse! El fango lo recibe como una tierna amante. Y al mismo tiempo, junto con la respuesta del enemigo, llega otra ráfaga, pero esta contiene nociones, generalidades, una vida entera, completa, ubicada del otro lado de un muro de cristal siliconado, aunque la pausa dura solo un segundo, una mínima fracción de segundo.
—¡Fuego!
Ibrahim obedece, claro, no puede evitarlo. Y al mismo tiempo, deja que la memoria penetre en su carne. Y recuerda. Recuerda que ha muerto. Pero esta guerra moderna necesita más y más soldados; unos nanomotores, relés, mandos a distancia y de nuevo al fango. La tecnología hace maravillas.
—¡Fuego!

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario