Reverenda perra (Juan Carlos Huerta)

Earache una vez (cita desgraciada y poco agraciada carente de creatividad, pero acorde con la sinceridad racional delegada a toda la perolera, los corotos, la robótica que opina y se expresa por nosotros hoy. Sin obviar el rebuscado paralelismo de aludir a un célebre sello discográfico de rock extremo idolatrado entre los adoradores de satán y “comegatos” de trayectoria intachable; porque al preocupar a un padre con los riff endemoniados de cualquier banda apadrinada por la mentada disquera, al unísono afirmará: “¿Qué es eso, una pelea de perros?”)… ya regurgitada la necia ilustración, es preferible sacudir dicha cursilería y proseguir con la pata derecha (no hay movimientos malos ni en superstición, exceptuando los siniestros. Los movimientos de izquierda serán por siempre un bolero falaz)evocando el inicio de todo comienzo. El más laureado preludio a cuanta novela se jactó de ser más que un piche cuento, un galardonado bestseller… “Érase una vez”… un perruno andar. Así, divaga ¡Rintintín!, ¡Firulais! o como lo quieran llamar; un negrito, chiquito y pendenciero yorkshire que fantasea deslumbrar al mundo con sus crónicas urbanas. Alegando que la vida es una reverenda perra.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario