El Rey de los Cuentos (Manuel Santos Prado)

Tras oír de la debilidad del rey manco por las historias, me presenté ante él como poeta y cuentista. Me abrió sus brazos y sus aposentos, incluso me brindó una sonrisa. Llené entonces la habitación con el humo de mis versos y el resonar de miles de conquistas. Sucumbió a mis encantos como si fuera un niño. Aplazó todas las visitas.
Durante días, le entregué mis mejores cuentos, elegidos y narrados como mis mayores tesoros, sin la menor de las prisas. Así mis palabras se convirtieron en su único sustento. Dejó de comer, de servirse más bebida. Tuvieron el poder de sustraerlo del mundo; sin saberlo, había cedido su entera existencia a mi saliva.
Gobernándolo como a uno de mis personajes, lo recité firmando decretos en poesía. Inservible después su única mano, lo abandoné en el mayor de mis cuentos y sellé todas sus salidas. Rebotaron sus ojos, deliraba sin cesar, su corazón apenas ya latía.
Su esposa, su espada y su corona, ahora, son mías

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario