Rocío no conoce el mar (José Gabriel Velasco Fernández)

Rocío no conoce el mar, ni siquiera sus cálidas arenas, pero imagina acariciar conchas marinas, ceñir caracoles y madreperlas en la cintura, adornarse con hermosas esponjas que parecen flores y crear tiaras con espuma que hurta al reventar de las olas. Soñando puede transformar en pulseras los reflejos marineros y bordar chalinas de niebla venida del mar profundo.Los oídos de Rocío son caracoles que escuchan ecos del océano y las pupilas catalejos que atrapan horizontes en fuga. Su piel sabe de las astucias de amante que posee la brisa y los labios esa cruel impresión que produce el agua salada.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario