SELFIE (Antonio Martín García)

Cuando cambié el sonido al disparador de la cámara de fotos del móvil por el de un disparo de pistola me pareció divertido, no sabía en ese momento el infierno que desataría.

Infierno como cuando un camión atropelló mortalmente al perro de mi amigo tras hacerle una foto con mi móvil.

O como cuando mi hermano cayó desde el balcón del séptimo piso de nuestro bloque de viviendas tras haberle hecho una serie de fotografías.

O como cuando se desató un vendaval que tiró la valla del colegio y pilló a varios niños debajo tras hacerle una panorámica.

He intentado cambiar el sonido del disparador y, cuando hacía una nueva prueba para verificar el cambio, comprobaba horrorizado que el pajarito o el insecto fotografiado caía fulminado, siempre después de mis trágicos disparos fotográficos.

Soy culpable de la destrucción de mi alrededor, he llevado el terror a mi familia y amigos, he dañado irremediablemente a mi sociedad, he de parar esta locura y sólo se me ocurre una forma, hacerme un selfie.

Giré el móvil y pulsé el disparador de la cámara de fotos. El sonido de un disparo atronó en el silencio de una ciudad desierta y arrasada.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario