El silencio (Carlos Pérez Morán)

El silencio tiene ese poder de abrumar a quien no lo comprende y de inquietar a quien no lo espera.
Sentado, con el estómago encogido esperaba el sonido de sus pasos. Esa tarde los minutos no pasaban. No era otro día, era un día de volver a ser, de encontrarse o de perderse para siempre. Vivíamos en esa cuerda floja, en la que la distancia puede ser una barrera imposible de saltar. Vivíamos de segundos imposible, de ser y de no estar. Era complicado no perderse en ese laberinto de amar tanto, pero a la vez no poder amar.
Se sentó junto a mí, le miré a los ojos buscando respuesta a mis preguntas, ¿Qué éramos? y ¿Quién yo era?.
Tras unos segundos, se paró el tiempo en aquella mesa. El mundo se detuvo un instante y hablamos sin palabras.
-¿En qué crees?
-En tus ojos.
-¿Qué temes?
-El silencio.
-¿Qué es el silencio?
-Perderte y perdernos. Que el eco se confunda con el aire y tus sueños ya no sean mis sueños.
El silencio tiene ese poder de abrumar a quien no lo comprende y de inquietar a quien no lo espera.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario