Silencio mágico (Ederson Quintero Morillo)

Me precipité a pasar el río. Al principio el agua estaba helada, pero seguí nadando intensamente. A mitad  del trayecto, una fría sensación invadió mi pie izquierdo, lo cual coincidió con un extraño agotamiento que hacía lento y pesado mi cuerpo. La lentitud adormecedora, se volvió una eternidad, mil querencias se atraparon en un cansancio que poco a poco me empezaba a sumergir. Podía evocar los frágiles rostros que se desdibujaban en un anhelo misterioso, era como si una inusitada nostalgia te descuajara la respiración, te expulsara al vacío, a lo incierto de un temor que iba desapareciendo con el cese de las fuerzas que me sostenían a este plano terrenal. Ya cuando mi voluntad exhalaba un último aliento para sostenerse a flote, de pronto un brazo me haló, era mi tío quien me auxiliaba, sentí un ligero alivio al cansancio que me invadía, pude empezar a palpar la arena y entre el susto iba asimilando cuan cerca se está de la vida y de la muerte en un mismo momento. Estando en la orilla el temblor, y el calambre de mi pie izquierdo fue desapareciendo, pero ese silencio mágico de vida estaba incólume conmigo. Ese día aprendí que todo puede cambiar en un instante.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario