Tu silencio (Marta Furió)

Su bigote sabía a nicotina, aunque sus besos no tanto, o quizás es que ya me había acostumbrado. Era capaz de ver en un reloj roto un preciso contador de segundos que marcaba la hora exacta solo dos veces al día. A través de unos ojos que hace años veían poquito, ahora creaba magia. Pero no todo eran chiribitas, también tenía agujeros negros que le absorbían y le cambiaban la mirada y el tono de la voz, aunque no la utilizara mucho. Sus silencios eran atronadores, y cada vez más continuos. Me perdí por el camino.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario