Silencio (Rita Franklin)

Hablas mucho. Demasiado. No me gustan las personas que no paran de hablar. Me molestan, como las moscas. Cada palabra se posa sobre mi piel provocando un cosquilleo muy incómodo…
Hablas mucho pero no dices nada. Eso es todavía peor, no lo soporto. La conversación está sobrevalorada. El silencio es mucho más enriquecedor. ¿No te parece? No, no contestes.
Creo que tengo… sí, aquí está. No te muevas. Ahora, mucho mejor. Así no hablarás. “Calladita estás más guapa”, como decía mi abuela.
Mmm, qué maravilla. ¿Te das cuenta? En silencio puedes oír hasta los rayos de sol que, mientras te acarician, te susurran al oído.
No, no me mires así. No me hables con la mirada. No supliques con los ojos, no grites.
Basta, basta, bastaaaaaaaaaa.
Las tijeras, las tijeras, dónde están las tijeras…

Ahora sí, el placer del silencio… ¿Ves como así se está mucho mejor?

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario