Solo por hoy (Patricia Bañuelos)

Lo veo venir tambaleante, así, con el ritmo cadencioso de quien no puede con la borrachera. No camina, flota. Reta con descaro a la física y la gravedad. Su estado no entra en la categoría de inconveniente, hace tres niveles que lo superó.
Se detuvo en un poste telefónico para descargar el alcohol procesado. Deja marcado el pantalón con siete gotas de orina, el número de la suerte. Con el cierre a medio subir llega a unos metros de la casa, levanta la mirada al balcón donde lo observo. Sonríe el méndigo. Sin asomo de sorpresa por saberse descubierto, hace una teatral caravana simulando quitarse un sombrero de copa mugroso y aplastado que no tenía.
Mi reina, ¿puedo pasar o vomito aquí afuera?, pregunta con sonrisa radiante. La puerta está abierta, contesto con desprecio simulado.No logra subir las escaleras, se precipita  inconsciente antes del tercer escalón. El azar sigue de su lado, parece que tampoco hoy me dará la satisfacción de desnucarse en una fatal caída
Así es un día en la vida del etílico mundo del “solo por hoy”,  donde la  suerte siempre parece estar de buen humor. Mañana lo intentaremos otra vez.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario