Supe que tenía que irme (Julia Flórez)

Supe que tenía que irme cuando como en un sueño me vi cogiendo del expositor la caja de cuchillas. Dejé la cajita perfumada olida a medias y dejé las medias colgadas de la lámpara para significar algo que no significaba y salí de casa a las dos y media. Y salí de mi cuerpo a las tres y a rastras, en esos tiempos en los que una se lanzaba de un puente abajo y no se le levantaba una ceja ni un fleco de la falda. Ahora me ha venido a la cabeza el último cigarrillo que compartí con mi sombra en las puertas del infierno. San Pedro estaba allí con las mangas remangadas y había constelaciones en sus venas, pero nadie dijo nada y después de un rato se fue.

Me quedé sola con la ceja a medio levantar y los dedos quemados por la ceniza que me salía del vientre.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario