Un susto (Miguel Ybarra Otín)

Él se había escondido tras las cortinas detrás del sofá cuando la oyó llegar. Y allí estuvo unos minutos, en completo silencio y sin un solo movimiento, para que ella estuviera segura de hallarse sola. Así le gastaría la broma. Ella entonces se tumbó en el sofá (justo delante de las cortinas) y comenzó a ver en el vídeo una cinta que mantenía escondida. Levantó su falda y empezó a tocarse viéndose a sí misma en la cama con un hombre que no era él. La cinta duró una hora, tres hombres más aparecieron, dos de ellos a la vez en una misma grabación. Ella se masturbó cuatro veces. Y él estuvo apunto de salir de su escondite, pero no encontró el valor. Ella después guardó la cinta y se quedó a ver una película que empezaba. Y él maldijo, maldijo y maldijo, y maldijo también el insomnio de su esposa.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario