Tarantuleando (Higinio Rodríguez Bueno de Álvarez)

De las pieles finas de tus manos se escapaban vellos de sirena. Negras maromas, espinas, centellas, que surcaban un fino y dorado cosmos.

Salían las manos de la tierra tu vientre perdido en una larga “o”, los cielos blancos de nuestro nido suspiraban retenido candor.

Rodillas, muslos, cadera, cintura, costillas, senos, cuello, el cáliz de donde beba, tus cabellos que son cortina de unos ojos pidiendo guerra.

La boca respira tus suspiros, bebe tus alientos, camina en tu firmamento de pecas consteladas. Se olvida uno de la vida por un segundo que parece darnos una vida entera en el fondo del alma.

¿Dónde estoy?

Viajando en la nada.

En la nada que produce el mundo acostado entre mullidas telarañas.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario