Tarde (Agatha Krispie)

Era tarde, las siete de la mañana, pero tarde para toda una vida. Ya no había marcha atrás. Ochenta años, esos eran los que cumplía aquel día, los mismos que había dejado pasar siendo un figurante en su película, donde siempre otros eran los protagonistas, donde él nunca fue la estrella y sólo vio brillar el sol y las luces de Navidad. Sintió frío, esa clase de frío que no se quita tapándote con una manta ni acercándote a una hoguera. Era esa clase de frío que duele, te congela, no te deja ver más allá. El invierno de su vida anunciaba su llegada con una inesperada ventisca. No tenía miedo, era rabia lo que invadía cada uno de sus suspiros perdidos, cada pliegue de su piel. Deseó tener más cicatrices, haber cometido más errores, anheló no haber sido el hombre modelo al que alababan las series de medio pelo. Pero ya era tarde, eran las siete y veintidós de la mañana, pero tarde para toda una vida.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario