Te digo Juan para que entiendas Pedro (Joel Méndez Justo)

Te lo cuento. Había una vez un hombre que quería saber cómo era su rostro. Se acercó a un árbol pero la madera no quiso mostrarle su faz y lo derribó. Se acercó al fuego pero ardía con tanta fuerza que rápidamente tuvo que alejarse lleno de miedo. Huyendo llegó a la orilla de un lago calmo. Acercó sus manos al agua y poco a poco observó cómo su cuerpo se dibujaba en su superficie. Mas cuando vio su rostro se levantó inerte, llegó a su casa y escribió: “Un mundo como éste no es digno de una belleza como ésta” e inmediatamente después se arrancó el rostro y lo dejó sobre la página.
Algunos comentan que el tipo estaba loco, que vivió hace mucho, en una época en la que no existían los libros, que era un rey muy poderoso, que tenía dos hijas muy hermosas, que había sido despedido siete veces y dos más había padecido cáncer, y que en realidad no era un tipo sino cuatro y que los cuatro nunca se conocieron.
Yo sólo te cuento lo que me contaron.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario