Té y Go (Borgeano)

«La mejor defensa es un buen ataque», dijo Alberto parafraseando, sin saberlo, a Sun Tzú. «No hagas a otro lo que no te gustaría que te hicieran a ti», dijo Juan citando, sin saberlo, y mientras intentaba calmar los ánimos, a Confucio. «Siéntate a la orilla del río y verás pasar el cadáver de tu enemigo», dijo José creyendo, erróneamente, que citaba a Lao Tsé.

Mientras tanto, en algún lugar de la eternidad, dos de los sabios jugaban al Go mientras que el tercero servía el té y miraba, con honesto interés, el desarrollo de la partida.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario