Tic Tac (Pedro Muñoz)

Miro el reloj y son la una y media de la madrugada. Faltan como cinco o seis horas para que amanezca. Faltan como diecisiete horas para que oscurezca de nuevo. En este día me quedan por vivir veintidós horas y media. Estamos en enero y me quedan once meses para terminar el año. Miro el segundero y veo que pasan uno, dos, tres segundos mientras escribo esto. Veo el segundero dar la vuelta completa y llegó al minuto. Así pasó un minuto de mi vida. Si me alimento bien llegaré a los setenta y tal vez moriré a los ochenta, es decir me faltan cincuenta años. Hay 86.400 segundos en un día. Hay 31.536.000 segundos en un año. Hay 1.440 minutos en un día; 524.160 en un año, lo cual significa que me faltan 26.208.000 minutos para morir, o mejor dicho 1.572.480.000 tictac del reloj. Me podría quedar mirando el segundero ir de una marca a la otra un billón de veces. Pero seguro tendría que parar para comer o para cambiarle la batería al reloj. Me aterra pensar que mi vida va a estar regida por el tictac del reloj y que pase lo que pase siempre seguirá marcando las horas que me faltan.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario