Tiempo de caza (Gustavo Sánchez)

El frío viento corta las heladas cumbres, surca descendente los sinuosos valles, se abalanza desde las montañas, otrora heladas y mudas, despiertas ahora. Los jirones de la perezosa niebla que haraganean sobre la hierba son arrancados de los verdes prados por la fuerza atroz del céfiro.
Preparado de nuevo, ávido el buche, afilado el diente, el ánimo audaz, el predador sigue raudo al vendaval, deslizándose como el desbordante hielo por los escarchados ríos, con el ansia del hambre y el vigor de la manada.
Es tiempo de caza y el lobo aúlla. Corre, presa, huye.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario