El Tiempo (Vanessa Bonilla)

-¡¿Dónde está?! -se gritó a sí misma.
El balbuceo exasperado de la mujer resonó en las paredes. Se oían cajones y libros caer al suelo, vestidos arrancados de sus ganchos, colchas desprendidas del colchón. En algún lugar había perdido eso que buscaba.
Y no lo encontraba.
Sus rodillas flaquearon y soltó un llanto entrecortado. Se llevó la mano al pecho y algo en su mirada, antes perdida, se ensombreció.
La mujer salió de su hogar y entró en su coche. Aceleró hasta llegar a una calle vacía con un solo farol iluminando la madrugada. Se detuvo en la casa del tejado anaranjado y madera añeja. Regresó su mano al pecho, como para terminar de convencerse, y timbró.
-¿Qué haces aquí? -preguntó el hombre al abrir la puerta.
-Lo quiero de regreso.
Él se cruzó de brazos.
-No lo tengo.
-¡Tú te lo llevaste! -gritó la mujer.
-No, tú me lo diste… y se perdió.
Ella negó con la cabeza.
-¡Damelo! ¡Damelo, ya! -y hundió sus uñas en su pecho.
Pero el hombre la tomó con fuerza del brazo y la jaló hacia él. Estaban tan cerca que la mujer sentía el aire que el otro sacaba por su boca.
-Ya te lo dije -le murmuró-, no lo tengo.
Ella suspiró y se apartó de él.
-¿Se perdió?
El hombre asintió.
-Lo perdimos.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario