Tierras de otoño (Amelia Morales)

Era una de esas tardes de noviembre, de esas que miras a través de la ventana como queriendo reencontrar algo que no sabes muy bien qué es, una de esas tardes que saben a café, tarta de queso y canela, cuando por fin lo vi claro y le pregunté ¿dónde puedo encontrar a Otoño?
“Sólo lo encontrarás si estás realmente dispuesta a ello. Tendrás que viajar, lejos, hacia el Norte, las tierras altas, Highlands, las llaman, tierras de verde erotico, húmedo, infinito…Si te pierdes, mira al cielo, busca la lluvia” me dijo.
Así que hice maletas, las llené como pude de ropa de abrigo, no tanto como deseaba, Ryanair no entendía de literaturas y se ceñía, estricto, a sus reglas. Y así empecé mi viaje. Necesitaba volver a verlo, una última vez que siempre recordaría como primera, abrazarlo, descorchar el vino, contarnos historias ¿dónde has estado este tiempo? escucharlo reír, hablar, sentir su aroma, dormir con él, ay…dormir con él.
Y entonces, ¿lo encontraré, verdad?, volví a preguntar.
“Lo encontrarás, si. A no ser… que sea él quien te encuentre a ti primero”.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario