Tira otra vez (Myren)

Si pudieras relegar cualquier aspecto de tu vida al azar, ¿lo harías?
Llegaron a casa en un paquetito minúsculo: dos dados y unas breves instrucciones:
Concéntrese únicamente en aquello que deseare cambiar. Eche los dados, et voilà!
Me reí de la broma, aun valorando la oportunidad de cambiar algo de mi novia. En tal caso, sería una herramienta tan útil como peligrosa.
Entiéndanme: la adoraba y todavía la adoro, pero era demasiado seria para su propio bien. En el improbable caso de que los dados funcionaran, le haría un favor. Así pues, con Eva en mente, lancé los dados.
—¿Amor?
Me sobresalté. Mi «novia» estaba de pronto detrás de mí, pero yo jamás había visto a esta persona.
—¿Eva? —tanteé.
—¿Quién es Eva?
—Mi no… —me callé. Aunque no la reconocía, sabía de algún modo que ahora ella era mi novia. Y no sabía cómo reaccionar: ¿dónde estaba Eva?, ¿seguía existiendo? ¿A dónde la había desterrado?
Advirtió los dados entre mis manos temblorosas.
—¿Qué es eso? —Tomó la nota y la leyó—. Vaya tontería —Me arrebató los dados—: «Dame un novio nuevo.»
—¡No! —En mi intento de recuperarlos, cayeron al suelo. Apenas pude notar cómo me desvanecía… la nada… y, a lo lejos, la voz furiosa de Eva.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario