Todas las vidas (Alberto Corujo Corteguera)

Ojos. Cientos de ojos. Debidamente embolsados y etiquetados, esperando su turno en las celdillas numeradas del arcón congelador. El embalsamador escoge un par y lo examina con mirada experta. De un verde glauco, pertenecieron a un explorador que remontó el curso del Orinoco. Le enterraron la semana pasada. Nadie notó la diferencia: el relleno abulta de forma natural los párpados de los muertos. Ojos. Cientos de ojos. Las pesadillas que le provocaron los del Estrangulador de Moratalaz serán difíciles de olvidar. Para esta noche ha reservado los de aquella actriz de teatro que vació el otro día. Está ansioso por saber qué se siente al otro lado de las bambalinas; cómo se vive. Ojos. Cientos de ojos que extrae guiado por la mirada crítica de su padre; los que lleva puestos ahora, los mejores para el negocio. Antes le hacían daño, pero ha aprendido a soslayar esa lucidez reprobatoria suya, juzgándole en todo momento.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario