Tormentas (Marcos Llemes)

—Pronto saldrá el sol —dijo mi esposo.
Su voz cortó el silencio de la sala de espera con el filo de un bisturí. Me abrazó con una fuerza que creía tan perdida como la mía. Ambos sabíamos que se venía la más grande de nuestras tormentas. Sumida en mis recuerdos, la voz de mi hija llegó como una débil llovizna: “Si me voy al cielo, quiero ser un rayo de luz”. Escuché el repentino golpe de la puerta al abrirse. El trueno que da paso a la tempestad. El doctor se acercaba. La mascarilla que cubría su rostro tenía dibujos de soles sonrientes. Evité encontrar su mirada. Mi esposo me abrazó con más fuerza, y sus lágrimas llovieron sobre las mías. Desvié la vista hacia el ventanal, donde la tormenta azotaba los cristales. Entonces busqué, desesperadamente, entre los negros nubarrones, algún rayo de luz.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario