Tras tocar el cielo (Ciro Fernández Briones)

Los vio, pero no reparó en ellos hasta que éstos supieron marcar la diferencia: ciertas palabras de inocencia por parte de aquella niña enmarcaron su mirada y la llevaron a posarse en una levedad infantil. Con cara de asombro se pintó una corta sonrisa en su boca, que albergaba un futuro inminente enternecedor junto a aquella niña y aquel niño. Tras su respuesta afirmativa los observó expectante, cómo actuaban, qué hacían, con cierta desconfianza y miedo por lo que pudiera pasar.
Al salir del local se dirigió hacia ellos, que revoloteaban como mariposa alrededor del Sol. No se quemaron. Ambos rebosantes de dudas se dirigieron hacia él para dispararlas todas como dulces flores en un fusil. Él no pudo evitar sonreír, notando que alguien en mucho tiempo le entendía, “dulce inocencia” pensó.
Tras un intento furtivo de conocer a ambos, se despidió sabiendo que no volvería a saber más de aquella granja de Navarra ni del calor de Marruecos, una vez más huyó sin razón aparente del momento que le estaba haciendo feliz. Pasos más tarde una sensación de angustia y tristeza se apoderó de él: se paró, pensó, y con lágrimas en el corazón siguió adelante sin mirar atrás.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario