Trofeo (Alberto Corujo Corteguera)

Años después de haberle perdido el rastro en aquella trágica expedición al Amazonas, de la que también formé parte, encontré a mi viejo colega Jon Satrústegui cuando paseaba por un mercadillo a las afueras de Quito. Habían pasado tantas cosas desde la última y más agria de nuestras peleas, y el tiempo nos había cambiado tanto, que al instante comprendí que no iba a echarme nada en cara. Tomé la suya entre las manos. La sopesé. La emoción se desbordaba en un raudal de lágrimas. Estaba muy estropeada, y reducida en exceso. Y así fue que tras arduo regateo pude adquirirla como colgante por un módico precio.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario