Turista (Pilar Lopez-Cantero)

Me ajusto el cinturón y miro afuera.
La vasta extensión, siempre cambiante, imposiblemente clara, no se creó para ser admirada.
En teoría debía haber sido una broma perenne, en forma de prados ondulados por colinas (o incluso de escarpadas cordilleras),
fibras formando montones de algodón,
regurgitante lava,
olas a punto de romper.
Escondida por la eternidad de los terrestres ojos humanos.
Los pájaros han dejado de reírse, pero murmuran cuando contemplo el mar de nubes desde abajo, segundos antes de sumergirnos en ascenso:
‘¡No olvides que no tienes alas!’

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario