Turno de Noche (Elisa Blázquez Zarcero)

Despertó antes de que oscureciera. Nerviosa, con hambre. El frigorífico estaba vacío, no había tenido la precaución de aprovisionarse, no sabía que iba a estar tantos días seguidos sin trabajar. Varios cambios obligatorios de turno, y ahora, por delante, otra desesperada y larga noche  de inquietud.
Esperó antes de abrir la ventana para acechar con ansia a los adolescentes que se instalaban al otro lado de la calle. Oía latir sus corazones, vitales, potentes. Contuvo la nostalgia y las locas ganas de mezclarse con ellos, pero no debía, no podía.

Sonó el teléfono, era una compañera: “Lo sé, es tardísimo, pero me ha surgido un planazo ¿me haces el turno?”
Sonrió feliz, pero no dejó traslucir ninguna emoción: “Claro, no te preocupes”.
Veinte minutos y estaba en la UCI, con su impoluto uniforme de enfermera. Pasó a los boxes. Ya sabía  la noticia y cruzó la puerta  exultante.
Un brutal  accidente arrojaba un saldo de cuatro heridos. Intubados, semiinconscientes, y, lo mejor de  todo, aislados.
Comprobó los grupos sanguíneos de las bolsas, había un 0 negativo, libre de antígenos, su favorito, y se relamió anticipando el banquete.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario