U-21-K (John Jairo Tabares Vargas)

Saúl Bernal  fue el último de los  peligrosos reos enviados a la prisión  U-21-K, éste reclusorio es un sombrío taller de la desesperanza; una escalera en espiral tallada en piedra constituye su eje central que se abisma hacia lo profundo, radial a la escalera se disponen las celdas, repetidas en el subsuelo también indefinidamente y más allá, como a trescientas yardas, un foso –también insondable- delimita el patio. Guardianes, visitas, cámaras, reglamentos y requisas, fueron dejados de lado hace años. Los presos son ingresados en estado de inconsciencia por un larguísimo brazo mecánico, este mismo artilugio ingresa el alimento –cada diez días- que consiste en las sobras orgánicas de la ciudad, el foso se usa para las necesidades fecales y los suicidios. Solo los prisioneros  más indeseables merecen tal fin, solo los que pueden infringir mas daño a la sociedad terminan en este angustiante submundo, Saúl era miembro del sindicato de la mina G8-T, encabezaba protestas que exigían mínimas  condiciones de seguridad pues veía morir a diario a sus compañeros por enfisema o desnutrición. Saúl podría causar mucho daño a la compañía, el juez decidió que era un peligro para la sociedad.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario