Para unos pocos esperanza (José Bullón)

Diciembre nunca terminó porque fueron noches extrañas donde luna no había. Parecía como si el destello que creaba entre pantanos en penumbra hubiese resucitado en luciérnagas errantes y misteriosas. No sé cuán pequeño era, acababa de aprender a hablar y les confié a ellas mis primeros balbuceos. Una de ellas me miró y se fue conmigo mientras yo andaba hasta la casa. En la misma noche, ella me guió por un camino desconocido; me contó mil historias que más tarde de verdad me ocurrirían. Entró conmigo al que sería mi hogar, y tras subir las escaleras, nos paramos en la azotea. La luciérnaga se alejó volando sin saber a donde iría y sin saber ni por qué me dejaba allí, ni por qué ya era hora de empezar la oscura sombra; sin saber que ahora su resplandor renacería de nuevo, que quizá, esta vez, lo haría en mí y no en el oscuro pantano, porque aún quedaba su pasado y mi mañana, pero el pantano ya se había terminado.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario