Valores petrificados (Mª Concepción Peláez Mateos)

Le colocaron una venda en los ojos. “Tú, La Justicia, debes ser imparcial”, dijeron. Todo parecía muy bonito, con su espada y su balanza. Pero después empezó a darse cuenta del percal. Por debajo de la venda, miró de soslayo a La Libertad.
—¡Pss Pss! ¡Liber, que yo me largo! ¡Son todos unos tramposos!
—¡Espérame, Justi, me voy contigo! Pero, ¿cómo nos escaparemos? Las Apariencias no nos quitan ojo.
—El David nos espera con la honda preparada. Va a traer a Lincoln, que me debe unos cuantos favores. ¡Y no se te ocurra contarle nada a Medusa, que mira cómo hemos acabado por su culpa!

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario