Un viaje a Egipto para dos personas (Seve Calleja)

Fletcher tenía razón. La KV435 era la tumba de Nefertiti. Y Antón era ahora su custodio en un hotel de El Cairo. Y, si su esposa Merche se empeñó en acariciar al joven nubio que la había perforado con unos ojos intensamente verdes, era porque abrazaba anhelos parecidos a los de su marido. Ambos iniciarían una vida distinta si lograban volver con sus trofeos.
La reina Nefertiri y Shabako, el pastor de los ojos verdes esmeralda, llevaban tres mil años soñando con renacer lejos del Valle de los Reyes, donde Merche y Antón ocuparían su puesto. Pues sólo  había dos pasajes de regreso.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario