Un viaje en noria (Vanessa Perales)

Un  niño  sale  apresurado  del  vagón  de  una  noria.  Se  dirige  con  el  entrecejo  fruncido  y la  cabeza  ligeramente  agachada  al  feriante.  Lleva  los  brazos  en  tensión  pegados  al cuerpo  que  terminan  en  unos  puños  fuertemente  cerrados.  Resulta  casi  cómico  por  su  corta  edad,  rondará  los  seis  años,  ver  en  la  expresión  de  su  rostro  como  el  labio  inferior  de  su  boca  intenta  cubrir  al  superior  en  lo  que  se  intuye  una  mueca  de  disgusto.
“Devuélvame  el  dinero”,  le  dice  el  niño,  con  una  voz  casi  en  grito  que  denotaba  un  claro  enfado.
“En  este  cartel  indica: 1  viaje  en  noria  2  euros. Y  esta  noria  no  te  lleva  a  ninguna  parte.  ¡Estamos  en  el  mismo  sitio!”.  Apuntó  el  pequeño,  con  la  lógica  que  desbordaba  una  mente  despierta  propia  de  la  edad,  antes  de  sufrir  el  terrible  letargo  en  el  que  caemos  los  adultos,  quienes  consideramos  que  una  pobre  rueda  que  nunca  recorrerá  un camino  puede  ofrecer  un  viaje  a  ninguna  parte.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario