El viaje (Patricia Moreno de Jaime)

No podía creer la gracilidad con la que caía… quién diría que un pequeño cuenco saltaría al vacío con el entusiasmo con el que un niño pequeño juega en el parque. Que desconsiderado. Fue un cuenco bonito hasta que decidió probar los límites de la gravedad, y los míos, dicho sea de paso. Era una pena porque no quería que se rompiera, lo que hace que me sorprenda del cariño que podemos albergar hacia los cuencos.

Esto pensaba mientras el cuenco hacía su breve pero grácil viaje hacia el final de sus días cómo unidad inseparable. Y se rompió. Que desalentador.
Quizá así tuviera que ser, pensaba mientras recogía los trozos de un cuenco que en el fondo siempre fue un soñador.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario