Vigas S.L. (EMILIANO DE LUCAS)

Las acusaciones carecen en absoluto de fundamento. No caminan del brazo de la verdad quienes aseguran que ese hombre es incapaz de ver la viga atravesada en el lagrimal de sus ojos, tan pendiente está de la paja en el ajeno, como lo prueba el hecho irrefutable de que, en el transcurso de los años, el hombre objeto de maledicencia se haya convertido en un reputado constructor cuyos edificios (en los que, dicho sea de paso, no se ve una solo paja, y sí vigas muy recias y de gran porte) le reportan a un tiempo sustanciosas ganancias y la admiración sin límites de la sociedad.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario