Vivir es como un día (Manuel Ruiz)

– (…) Vivir es como un día. Comienza al despertar. Cuando naces, ignoras si tu día será nublado o soleado. Tienes energía, pero la irás perdiendo a lo largo del día. La vida es uno de esos días en los que quedas con amigos para ir de bares. En este día con colegas que es la vida, bebemos y fumamos pasiones y sentimientos, pensamientos y razones, creencias e información: difícil no embriagarse. Al final del día, toca irse a dormir. Morirse es como dormir. No hay que temerle. Cuando duermes no te sales del cuerpo para irte por ahí, ni vas a un vergel paradisíaco; sólo estás: duermes. Según qué hayas comido, bebido y fumado durante tu día, es decir, según las acciones de tu vida, así dormirás después: relajado y de un tirón, soñando, desvelado dando vueltas, nauseabundo con dolores, con pesadillas… A la mañana siguiente, volvemos a despertar, a nacer, seguramente sin recordar nada por la borrachera del día anterior, para afrontar un nuevo día, una vida nueva, en la que nos irá bien o mal según hayamos dormido la muerte anterior.
– Muy bueno, tome.
– Curiosa historia, amigo, aquí tiene.
– Felices fiestas. Tenga.
– Gracias por las limosnas. Nos vemos mañana por la mañana.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario