Volver (José Antonio Leal Romero)

Fue llegar y darse cuenta de que todo había cambiado para quedar exactamente igual. Distinto pero idéntico. Era algo curioso, una magia muy especial. Todo renovado para que todo siga igual: nuevas construcciones idénticas a las antiguas, nuevas calles idénticas a las viejas, nuevas personas idénticas a las anteriores. Todo congelado en el espacio y el tiempo.
Avanzó subiendo la cuesta que llevaba hasta su casa. La vieja iglesia estaba muy distinta, precisamente por no haber sido renovada: las piedras más viejas, las tejas más descoloridas, el campanario más inclinado. Todo igual, totalmente distinto.
Su casa había cambiado también, siendo idéntica a la de su infancia: la misma chimenea, el mismo tono de la piedra, la misma vegetación. El perro, reemplazado, era el mismo que el de su juventud.
Al llamar a la puerta, sus padres la recibieron. No habían cambiado nada, por lo que estaban totalmente distintos: más arrugas, más achaques, más experiencias. Ella tampoco cambió, siendo totalmente distinta, pero su hija, nueva en el mundo, era idéntica a ella.
Ella salió de su pueblo para volver. Nació para morir. Y todo cambiaría para ser igual. Todo se mantendría para ser distinto.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario