Vuelo doméstico

Tal y como estaba previsto, el avión había despegado en hora y sin ningún tipo de contratiempos. Poco a poco, el aparato fue cogiendo altura y llegó a su velocidad de crucero. Se podría decir que el vuelo transcurrió con total normalidad hasta el momento en que el comandante pidió permiso a control de tierra para aterrizar. Vino un primer intento fallido, seguido de un segundo y hasta de un tercero… Sin embargo, todas las maniobras fueron en vano: una pista de aterrizaje impracticable y unas condiciones tan terribles le obligaron a regresar al punto de partida… El inexperto comandante dejó la cuchara en el bote de potito, echó el babero a lavar y esperó a que la pista estuviese operativa a media tarde.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario