Vuelta a las olas (Esteban Maciques Sánchez)

La mujer envejecida apenas conseguía atracar en la noche, al ritmo del tic tac irregular que amenazaba con poner fin a su vida, en cualquier momento. Me di prisa en acudir a la cita, ya prevista por mi bisabuelo en su testamento, como condición para recibir una fortuna. La anciana me estaba esperando en el lugar y a la hora exactos, acordados dos siglos antes. En sus arrugadas manos temblaba el extraño mecanismo. No perdí ni un segundo. La reparación corrió ágil los caminos transcurridos por varias generaciones. Satisfecho, lo devolví a las mismas manos que, ansiosas, no tardaron en darle cuerda y comenzaron a rejuvenecer, al acompasado sonido del reloj. Una vez más el barco de plata zarpó de la noche, llevándose a la hermosa hechicera que, con su mirada, dejaba pactado el reencuentro en el tiempo y en el espacio.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario